“Por más ejercicio que haga no pierdo la panza” y otros 5 mitos escuchados en los entrenamientos.

Actualizado: 12 de sep de 2019

1. “Por más ejercicio que haga no pierdo barriga, es mi constitución” 


Las cartas que nos da la naturaleza condicionan, pero no determinan. Así que si crees que tu panza no acaba de desaparecer por una cuestión genética, piensá de nuevo.


Son muchas las personas que han desmontado este mito, como el septacampeón del mundo de triatlón, Javier Gómez Noya, que tiene una valvulopatía aórtica congénita. Por eso, muchos creyeron que nunca podria hacer deporte, incluso le retiraron la licencia federativa. Sin embargo, la voluntad, muchas horas de entrenamiento y cabeza consiguieron que demostrara al mundo que es posible superarse y conseguirlo. El esfuerzo es fundamental y lo vemos en otros ejemplos como el del modelo Gwilym Pugh, que cambió su dieta, empezó a hacer ejercicio y hoy gasta 45 kilos menos, un cuerpo Fitness y logrando progresos en su carrera.


La revista "International Journal of Sports Medicine" publicaba un estudio donde 16 gemelos idénticos se sometían al mismo plan de entrenamiento. Los resultados revelaron que el daño muscular inducido por ejercicios excéntricos variaba entre los hermanos, desmontando así la idea del condicionamiento genético. ¿Quiere abdominales? Trabajálos.


"Todos tenemos abdominales. Para que salgan solo hay que eliminar la grasa que los recubre. Y eso implica comer mejor. Y no limitarse a un solo tipo de ejercicio. Hay que ampliar el arco de movimientos para movilizar, estabilizar, contraer y poner en funcionamiento toda la musculatura", explica Antonio López, director de "Saludando". De genética nada. Sudor y plato. Y si no lo ha conseguido hasta ahora podría ser porque no está haciendo la variedad de ejercicios adecuados.



2. "No voy a hacer mucho ejercicio porque quiero adelgazar" o el "No voy a comer" o "Voy a comer una ensaladita"


En los gimnasios especialmente existe una sutil línea que separa a los que van a perder los famosos rollitos, y los que quieren ganar bíceps. Los primeros apuestan por reducir la ingesta calórica y renegar de las grasas; los segundos, adoran a las proteínas por encima de todo. Como todo en la vida, en el punto medio se encuentra el equilibrio.


Elimine de su dieta los carbohidratos que no sean frutas, verduras o legumbres, incremente su ingesta de proteínas magras y no dé la espalda a las grasas, necesarias para activar los mecanismos de creación muscular. Expertos canadienses realizaron un experimento que reveló que con un plan de entrenamiento y dieta alta en proteínas ambos retos son posibles.


3. “Cuanta más proteína coma, mejor” 


Ni demasiado ni poco. La cifra de cantidad de proteinas diarias es de 0.8 gr. por kilo de peso. Ese mismo estudio eleva la cantidad de proteína recomendable al día hasta 2,4gr por kilo de peso al día, siempre que se realice un ejercicio intenso que requiera una gran recuperación muscular.


"Lo ideal es que Profesor y Nutricionista trabajen en la misma dirección y ajustar la ingesta diaria de proteína a las necesidades reales de cada día", apunta Alejandro Cánovas, Nutricionista y fundador de "Nuteco".





4. "Como he quemado calorías en 'funcional', puedo comerme un BicMac" 


El error letal que se carga de un plumazo los posibles beneficios de un entrenamiento. Hacer la cuenta de la vieja pensando que las 600 calorías quemadas en la clase de funcional le dan permiso para bajarse una hamburguesa con extra de queso y beicon es un despropósito.


"Aunque lograra quemar de modo quirúrgico exactamente las mismas calorías, si luego compensas con alimentos ricos en grasas saturadas o pocos nutrientes, estará arruinando el entrenamiento, la dieta y la salud", recalca la Lic. Vela. Dos copas generosas de vino suman 370 calorías. Añádale un aperitivo de patatas fritas (unas 500 calorías por cada 100 gramos) y hechas todo a perder.


5. Para tener el abdomen marcado, hay que hacer muchos abdominales


Ojalá fuese cierta esa teoría, ya que a más de uno le habrían salido los abdominales desde hace tiempo. Si bien entrenar el abdomen es muy positivo para mantener el equilibrio general del cuerpo, ya que es el estabilizador y unión de tus extremidades, y que se vean más tonificados. Hay que tener en cuenta que existe, encima del abdomen y no te deja verlos, una la capa de grasa, y jamás se dejarán ver hasta que no entiendas que para tener el abdomen marcado tenes que quemar esa grasa.



Conclusión MODON ENTRENA


Mitos y limites, van existir siempre en cualquier toma de decisión que tengas en tu vida. Nosotros, los profesionales de la salud, tenemos el objetivo de no solo promocionar la salud y dar entrenamiento, sino concienciar sobre la problemática actual y como solucionarlo. Entendemos que no somos creadores de obligaciones como si lo puede ser un trabajo, sino de hábitos, los cuales llevaran a una vida mas rentable en todos sus aspectos. La recomendación es que elijan algo que les llame la atención, jueguen, rían y entrenen. Es lo único que busca el ser humano para poder ser uno mismo y poder no solo cumplir el objetivo sino divertirse mientras lo hace.


Esperamos cumplir esta expectativa con cada uno de nuestros alumnos y los que vendrán para seguir formando futuras personas y no simplemente futuros abdómenes marcados. Ya que esto es como todo, si solo te pones electrodos, o te operas y sacas la grasa, sin esfuerzo volverá mas rápido de lo que pensás, en cambio teniendo un habito que cambie tu forma de VERLO vas a notar un cambio no solo físico sino mental.




© 2020 Todos los derechos reservados. Modonentrena.com